<< Ver Todas las Noticias

¿Tiene sentido contar los casos de coronavirus de Malvinas como nuestros?

¿Qué haríamos hoy los argentinos con las Malvinas? ¿Serian para mejor o para peor?

Esta semana extraño a algunos que los casos de Coronavirus el gobierno los contó como argentinos.

Muchos tildaron en redes sociales a esta acción como una mera provocación que no nos lleva a ningún lado y que solo nos aleja más.

Otros dicen que luego de que Argentina brindara el apoyo ante la pandemia, los kelpers se negaron a recibirlo indicando que si lo necesitaban sabían a quién recurrir.

No cambió nada...

La guerra de las Malvinas o conflicto del Atlántico Sur fue un conflicto bélico desarrollado en 1982 entre Argentina y Reino Unido por la disputa de las islas Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur.

Se calcula que murieron 649 argentinos, 255 británicos y tres isleños. Fue una conflagración inusitada y la primera guerra de Argentina en más de cien años.

El origen del conflicto fue un intento de la dictadura militar argentina de anexionarse las islas por la fuerza, en poder del Reino Unido desde su ocupación en 1833.

Las acciones de esta dictadura argentina para retener el poder político y sostener la guerra a la vez, unida a la reacción del Gobierno del Reino Unido, apoyado por los estadounidenses, causaron un conflicto armado en las islas del Atlántico Sur.

Para retomar los archipiélagos, el Gobierno de Margaret Thatcher movilizó la expedición militar más grande desde la Segunda Guerra Mundial. La conflagración también dio a lugar a la primera guerra aeronaval desde la guerra del Pacífico. El ejército británico derrotó al argentino en una serie de batallas y combates, con una superioridad apoyada por EE. UU. y la OTAN. Esto, sumado a la falta de preparación de las FF. AA. argentinas, llevó a la rendición y el desalojo de los argentinos en los archipiélagos.

La victoria británica precipitó la caída de la dictadura argentina y el inicio de recuperación del Estado de derecho, al tiempo que contribuyó a la reelección del gobierno conservador de Margaret Thatcher en 1983. Ambos países cortaron relaciones diplomáticas hasta 1990.

La Organización de las Naciones Unidas continúa considerando los tres archipiélagos con sus aguas circundantes como territorios disputados.

# Preparativos argentinos para tomar las islas

El 11 de diciembre de 1981, la Junta Militar, integrada por el teniente general Leopoldo Fortunato Galtieri, el almirante Jorge Isaac Anaya y el brigadier general Omar Domingo Graffigna,a​ depuso al presidente militar Roberto Eduardo Viola, encumbrando en la primera magistratura al propio Galtieri, quien juró el día 22

La intención de la Junta Militar habría sido recuperar el crédito de la sociedad argentina en medio de la crisis social, económica y política.

El 5 de enero de 1982 la Junta Militar tomó la decisión de realizar una acción militar si las negociaciones diplomáticas no progresaban, encargando un estudio de Estado Mayor reducido, integrado por un representante de cada fuerza armada. Los representantes fueron el general de división Osvaldo Jorge García, el vicealmirante Juan José Lombardo y el brigadier mayor Sigfrido Martín Plessl.

El objetivo político fijado por los militares argentinos fue el de consolidar la soberanía argentina en las islas Malvinas, Georgias y Sandwich del Sur y contribuir a afirmar su pleno ejercicio en el océano Atlántico Sur.

El resultado del estudio de los uniformados explicaba que la operación desde el punto de vista militar era «apta, factible y aceptable» y que la fuerza conjunta estaría en condiciones de ejecutar la operación a partir del 15 de mayo de 1982.

Asimismo, aclaró que la operación tenía dos condiciones: debía mantenerse bajo el estado de defensa de las islas y debía ser una operación incruenta para minimizar la reacción británica y alentar a la mejor posición negociadora. Habiendo tomado el archipiélago, Argentina procedería a retirar las fuerzas de la operación y mantendría una reducida guarnición.

Las Malvinas son argentinas, eso lo sabemos.