<< Ver Todas las Noticias

No vamos a hablar, dijeron los asesinos. De esto sí se habla...(y lo hace todo un país)

Los rugbiers demostraron que a la hora de pegar, unos "machos bárbaros", pero a la hora de hacerse cargo, unos cagones totales.

Ninguno pidió disculpas, ninguno se quebró, ninguno accedió a responder preguntas.

Lo único que hicieron cuestionar a la fiscal Zamboni, dijeron desconfiar de ella, se quejaron de aparentes errores procesales en vez de hablar del crimen del que se los acusa y hasta pidieron la presencia del juez David Mancinelli como garantía.

Son unos cagones y la verdad, están muy mal asesorados (tanto por un abogado que les prometió zafar) y por los propios padres que los quieren impunes porque son los hijos, hayan hecho lo que hayan hecho.