<< Ver Todas las Noticias

Siguen los desmanes en Avenida Directorio....¿No cambio nada?

¿Quién controla el alcohol que se toma y el descontrol que luego se genera?

Ok en Navidad
Ok en Año Nuevo
Pero ahora...¿Todos los fines de semana hay desmanes?

En Navidad...

La postal desde lejos invita: miles de vecinos (grandes, jóvenes y chicos) todos en la calle, festejando la llegada de la Navidad y el Año nuevo, brindando, sacándose fotos, saludando al vecino....hasta ahí todo bárbaro.

El tema es que cuando el alcohol que pasa de mano en mano, de copa en copa, comienza a hacer efecto, cambia notablemente la forma de trato y comienzan los problemas.

Ocurrió en la noche de Navidad (24/12) y va a volver a pasar la noche del 31/12, donde incluso se espera que la convocatoria realizada en redes sociales de tomar la calle sea más grande y que incluso cuente con vecinos de otros barrios para que vengan a divertirse.

Lamentablemente, el descontrol en la vía pública es imposible de frenar, ya que son miles los jóvenes que quieren ser parte de la convocatoria, y aunque la mayoría disfruta, también hay vecinos del barrio porteño de Caballito que piden más controles y denuncian excesos

La fiesta se realizan entre la Av. Directorio entre Thompson y Calasanz. En la madrugada del 25 hubo más de 800 personas, y para la del 1° se espera otra multitud.

Por ahora, nadie lo organiza oficialmnete, pero se ha hecho una costumbre que ya cumple diez años.

Todos los 25 de diciembre y 1° de enero, cientos de jóvenes se reúnen sobre avenida Directorio, entre Thompson y Calasanz, en Caballito.

Muchos son vecinos, pero con el tiempo se fueron sumando chicos de otros barrios.

Es una "juntada" en la que escuchan música -algunos llevan parlantes enormes dentro de sus autos-, tiran fuegos artificiales y beben.

El barrio se ve alterado durante toda la noche, y ciertamente queda transformado en un basural. Hasta que con los primeros rayos del sol llega también el operativo de limpieza, la policía despeja a los que continúan en el lugar y poco a poco el barrio recobra la calma.

Locura popular, que le dicen...