<< Ver Todas las Noticias

24 de Marzo. Una fecha para recordar a dónde no hay que volver

Nunca más fue el lema para recordar la barbarie. Hoy, quedan heridas sin cerrar.

Cada año, cuando nos acercamos al 24 de Marzo, para muchos argentinos no es un día más. La barbarie que siguió después es más que conocida.

El 24 de marzo de 1976 comenzaba en Argentina una de las épocas más oscuras de nuestra historia. En la madrugada de ese día, los altos rangos de las Fuerzas Armadas tomaron el poder a través de un golpe de Estado y derrocaron a Isabel Perón.

Así se instaló una dictadura cívico-militar que duraría hasta 1983, año en que los militares luego del fracaso "Malvinas" eligieron democratizar el poder y convocaron a "elecciones libres".

Entre los años en que duró esta dictadura, más de 30 mil personas fueron desaparecidas, se perpetraron un centenar de secuestros, privaciones ilegítimas de libertad, torturas en centros clandestinos de detención, apropiación de recién nacidos y exilios forzados de miles de argentinos.

El 24 de marzo de 1976, la voz del teniente general Jorge Rafael Videla irrumpió por cadena nacional. A esas horas, y acompañado por el almirante Eduardo Massera y el brigadier general Orlando Agosti, Videla pronunció las primeras medidas que comenzaban a regir.

Estas eran determinantes. Se terminaba la democracia y caducaban los mandatos de presidente de la Nación, de gobernadores y vicegobernadores, diputados, intendentes, concejales.

Este golpe de Estado fue presentado —se autodenominó— como Proceso de Reorganización Nacional, con un programa de tres etapas fundamentales: orden institucional, revalorización de la autoridad y consolidación del proceso.

Las Fuerzas Armadas violaron los derechos humanos, realizaron crímenes de lesa humanidad e instalaron un terrorismo de Estado eliminando a todos los que consideraban enemigos y opositores a "la Patria".

Este gobierno sin embargo no era uno más, algo que nació solo en Argentina. Esta dictadura, junto a otras que se fueron instalando en América Latina formaban parte de un plan mayor conocido como Plan Cóndor, el cual ya operaba en toda Latinoamérica y funcionaba como coordinación entre las distintas dictaduras que en esos años se habían instaurado en otros países del Cono Sur, entre ellos Chile, Paraguay, Uruguay y Brasil.

Solamente faltaba que Argentina (el país grande del hemisferio sur) sea parte de esta aventura dictatorial dónde mediocres dictadores se apropiaron del poder político y económico.

El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y Justicia es una fecha especial, donde la idea es NO OLVIDAR lo que pasó y RECORDAR no solo ese día, sino lo nefasto que vino después.

Por eso, más allá del partido político con el que se tenga simpatía o de la ideología a la que se pertenezca, el 24 de Marzo es un día para reflexionar lo ocurrido y darnos cuenta que NUNCA MAS debemos volver a vivir otra barbarie semejante.